0

La calle más famosa del comic

Para muchos, la dirección ficticia más emblemática no es el 221B de Baker Street donde vivía Sherlock Holmes, sino la de un edificio creado por Francisco Ibáñez en 1961. 13, Rue del Percebe , un clásico del cómic instalado en la memoria de varias generaciones, vuelve a las librerías para celebrar los 80 años de su autor en una edición integral que recopila todas las historietas de la serie dibujadas por Ibáñez en el semanario Tiovivo , en orden cronológico y con la referencia del número de revista y la fecha de publicación. En total, 342 páginas, de las cuales más de 40 no se habían vuelto a reimprimir desde la publicación original en los años 60 .

En la edición ha trabajado durante tres meses un equipo de siete personas liderado por Manuel de Cos, el fiel editor de Ibáñez. Se ha homogeneizado el color de todas las historietas , se han rotulado las que no se habían vuelto a imprimir y se han reconstruido detalles gráficos como la trama de la fachada. Se ha trabajado a partir de materiales publicados porque, según De Cos, los originales estaban demasiado deteriorados y algunos habría sido muy difícil encontrarlos. “Era imposible hacerlo de otro modo, habríamos tardado muchos años”, dice el editor. El único material inédito del libro es la cubierta , hecha expresamente para Ibáñez. “Intentamos que nos hiciera alguna página nueva -revela De Cuerpo-, pero dijo que nos hacía la cubierta y suficiente, que 13, Rue del Percebe ya le había dado bastante trabajo “. Todo sobre comic lo puedes encontrar en fanfiction español. El mejor portal de comic hispano.

Ya lo puede decir. La serie apareció por primera vez en la contraportada del número 0 de la segunda etapa de Tiovivo , fundada por dibujantes independizados de Bruguera y que al cabo de un tiempo fue adquirida por la editorial, como explica Paco Roca en El invierno del dibujante . El éxito inmediato de 13, Rue del Percebe tuvo mucho que ver con el formato: una sección vertical de un edificioque revela las situaciones cómicas de un puñado de vecinos estrafalarios, que incluyen un ladrón agorero, el moroso del ático, un tendero poco de fiar y la dueña de una pensión siempre apretada, entre otros. Cada apartamento funciona como un chiste individual, a los que se añaden los del ratón que tortura un gato, el ascensor siempre estropeado y el pobre que vive a la alcantarilla. Doce chistes por páginaque Ibáñez dibujó religiosamente -sobre plantilla fija del edificio- del 1961 al 1968 . “Era como escalar el Everest cada semana -recuerda el autor ahora-. Las primeras 50 páginas las ideas todavía salían, pero llegó un punto … El dibujo me costaba lo mismo que otras series, pero el guión me daba el doble o triple de trabajo “.

Forma y autoría

13, Rue del Percebe no es sólo una de las obras más populares de Ibáñez, sino la más interesante desde el punto de vista del lenguaje de la historieta . El teórico y guionista de cómic Santiago García, que incluyó la obra en su personal ensayo Cómics sensacionales(Larousse), destaca su potencia formal. “En el cómic, el paso del tiempo normalmente lo marca el desplazamiento de una viñeta a otra -explica García-. Pero convertir el edificio en viñetas recupera el espacio como espacio: la página se transforma en una imagen que se puede leer empezando por cualquier lugar . De hecho, seguramente el instinto más natural es leerla de abajo hacia arriba, al contrario de la convención habitual en el cómic “.

El formato, sin embargo, no es una creación totalmente original de Ibáñez. “Lo había visto hacer infinidad de veces, era algo muy antigua”, admite el propio dibujante. Carlos de Gregorio, uno de los asesores de la edición integral, ha encontrado diseños similares a revistas de humor de principios de siglo XX ( Blanco y Negro, Nuevo Mundo ) y es famoso el caso de un episodio de The Spirit del 1947. Pero el precedente más próximo y parecido es una página dibujada por Vázquez en 1959 en un cómic de Bruguera. Vázquez, de hecho, reclamó la paternidad de la idea de 13, Rue del Percebeaños después. “Son cosas que se dicen, pero es muy difícil de demostrar”, opina sobre la cuestión Antoni Guiral, estudioso de la escuela Bruguera y director de contenidos del Salón del Cómic. Pero es Ibáñez quien resuelve la cuestión con humildad: ” Mi único mérito es, tal vez, convertir la idea en sección y mantenerla a lo largo de siete años “. Ibáñez, además, homenajea Vázquez al cómic convirtiéndolo en el personaje del moroso.

La antología de 13, Rue del Percebe también permite apreciar la evolución gráfica de Ibáñez de 1961 en 1968 . “Es quizás el período en que su dibujo cambia más -apunta Guiral-. El estilo se libera y se vuelve más ágil “. Pero el cambio más curioso se produce entre los vecinos de la finca: en 1962, el profesor chiflado que hacía experimentos para crear monstruos abandona el edificio por culpa de la censura , que no aprueba que alguien cree vida sacado del Altísimo. El nuevo inquilino será un sastre especialmente torpe.

Muerte y resurrección de la serie

La serie deja de publicarse en 1968 víctima del éxito de las otras creaciones de Ibáñez . “Cada vez tenía que producir más páginas de Mortadelo y Filemón y Pepe Gotera y Otilio -recuerda-. Tenía demasiado trabajo y 13, Rue del Percebe era lo que me ocupaba más tiempo “. El sustituirá unos meses Joan Bernet Toledano haciendo unas páginas que no se han incluido en la edición integral para poner el foco en la creación de Ibáñez. A los 80 se producirá con dibujantes no acreditados un nuevo álbum de la serie para el mercado alemán, donde la serie es un gran éxito. Pero el único regreso de Ibáñez no se produce hasta 2002, Cuando dibuja una nueva página destinada a un volumen antológico en el que actualiza los personajes a los nuevos tiempos. Ayer todavía daba vueltas a la idea: “Ahora la tienda de comestibles sería una gran superficie y el ladrón un banquero. El piso realquilado estaría lleno de okupas y al moroso no lo estaría buscando un acreedor enfadado, sino que el querrían desahuciar “. Aunque animar a ello, no se ve volviendo a la serie . “Serían personajes diferentes, pero aún tendría que romper la cabeza para encontrar ideas”, dice.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *